lunes, 23 de marzo de 2009

Los abrazos rotos

El año 2008 no fue bueno para el cine español, con sólo mencionar que el título enteramente nacional más taquillero del año fue “Mortadelo y Filemón: Misión salvar la tierra” ocupando el puesto nº. 16 del ranking, se hace uno una idea de lo preocupante que llega a ser el asunto. Para este 2009 se tienen puesta todas las esperanzas en los nuevos trabajos de Fernando Trueba, Julio Medem, Alejandro Amenábar y… Pedro Almodóvar.
El primer tropiezo llega tras ver lo nuevo de Pedro Almodóvar, aún está por ver su rendimiento en taquilla (aunque el hecho de no superar a “Gran Torino” en su tercera semana de exhibición no da algunas pistas), pero su 17º film, “Los abrazos rotos”, supone una decepción en toda regla. Es una obra carente de la inspiración y maestría que sí tenía su anterior trabajo, “Volver” (2006).

En los “Los abrazos rotos” Almodóvar rinde un homenaje al oficio del director dentro del film propiamente dicho, y aprovecha para rendir un tributo a su cine, con el film dentro del film - “Mujeres y maletas” - que recuerda aquellos films de su pasado (“Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón”, “Mujeres al borde de un ataque de nervios”), tan coloristas, tan excesivos, tan imperfectos y sin embargo tan sobrevalorados. La carrera de Pedro Almodóvar fue ganando con los años, “¡Atame!” (1990) fue la primera señal de alarma, después vendrían “Todo sobre mi madre” (1999) y “Hable con ella” (2002), de una calidad incuestionable.
“Los abrazos rotos” funciona sólo como una serie de postales de gran belleza que fracasa en el empeño de juntarlas en un conjunto armónico y coherente. A la historia le falta fuerza, tanta como carácter le falta a Harry Caine, las tramas presente-pasado se hilvanan con torpeza, hay demasiados lugares comunes ya vistos en el cine de su autor, la sorpresa final no puede ser considerada más que previsible. No importa el hecho de sustituir a Aguirresarobe por Rodrigo Prieto o mantener a Alberto Iglesias como compositor, contar con un reparto de primera, contar con el incomparable fondo de Lanzarote, nada importa porque una sensación de desidia se va apoderando del espectador (por lo que pude escuchar a la salida de la sala no fui yo sólo el único).

La historia de amor de Mateo Blanco y Lena, director y actriz respectivamente de “Mujeres y maletas”, es tan exarcerbada como le gusta a su director, es una historia de amor prohibida e imposible como mandan los canones. Lena está casada con el productor del film, Ernesto Martel y éste no dejará tan fácilmente que Lena le abandone, la hará objeto de chantajes, agresiones y afrentas que extrañamente Lena aceptará. Entonces el productor se dará cuenta que no hay mejor modo de joder a un autor que profanar su “obra”. A grandes rasgos esta es la historia que provocó la debacle de Harry Caine (antes Mateo Blanco) perdiendo la visión y renunciando a su identidad, toda esta vuelta al pasado la provoca el encuentro con Ray X, un imposible Rubén Ochandiano, enorme error de casting.
El reparto está encabezado por un correcto aunque algo contenido Lluis Homar como Mateo Blanco y su alter ego Harry Caine, él es el verdadero protagonista del film; Penélope Cruz en un papel casi tan secundario como el de “Todo sobre mi madre” interpreta a Lena, el personaje en el cual giran todos los demás; el veterano José Luis Gómez es el todopoderoso productor Ernesto Martel; una excelente Blanca Portillo se encarga de Judit, la representante de Harry Caine; el niño revelación de “Mar adentro” Tamar Novas interpreta a Diego, el hijo de Judit, quien se encarga de ayudar a Harry en la escritura de sus guiones, su interpretación es endeble; Rubén Ochandiano es Ray X, un personaje supuestamente misterioso que termina destrozando con su patética caracterización e interpretación; y una interminable lista de apariciones especiales de actores que de no haber sido Almodóvar el director no habrían aceptado papeles tan insustanciales en unos casos, como poco agradecidos en otros: Lola Dueñas (la lectora de labios), Carmen Machi (cuyo personaje ha inspirado el corto “La concejala antropófoga”, dirigido por el propio Almodóvar), Mariola Fuentes, una envejecida Ángela Molina (como la madre de Lena), Alejo Sauras, Kira Miró (la amante casual de Caine), Dani Martín (como el amante de Ray X), Kiti Manver, Chus Lampreave y Rossy de Palma (como guiños al pasado).

Película menor (junto a “La Mala educación” y tantas otras) en la carrera Almodóvar, sólo defendible por sus incondicionales; a la falta de garra del guión hay que sumar que las actuaciones del elenco no son tan matizadas y metículosas como en otras obras de Almodóvar, y es sorprendente porque sí en algo es bueno es en la dirección de actores. “Los abrazos rotos” es la cuarta colaboración de Penélope Cruz con Almodóvar, “Carne trémula” (1997) – en la que hacía una aparición especial - , “Todo sobre mi madre” (1999) y “Volver” (2006) fueron las anteriores, y la más insustancial de todas. Es muy, muy floja, una total decepción para tratarse de la obra de nuestro director más internacional y mundialmente reconocido.

5 comentarios:

Javi Triunviro dijo...

A ver cuando puedo verla...

Por cierto, te han publicado una carta en la fotogramas o no eres tu?

Saludos.

Xavier Vidal dijo...

No puedo estar mas en desacuerdo. Los abrazos rotos sera lo larga y descompensada que quieras, pero es y sera una futura obra maestra.

sALUDOS

Kasker dijo...

¿a q carta te refieres Javi?. ¿te refieres al Fotogramas de marzo con portada de Penélope Cruz?.

Yo tb respeto tu opinión y criterio Xavier, pero bajo mi punto de vista esta película no está a la altura de las grandes obras de Almodóvar. Aún como he dicho con escenas maravillosamente planificadas, algún diálogo ingenioso, la encuentro fría, desangelada, pretenciosa, larga, aburrida y totalmente fallida. Quizás me equivoque pero creo q este film hará tanto por su carrera como hizo "La mala educación".

babel dijo...

A mí me gustó. O sea, estoy poco de acuerdo con esta opinión. Además, tiene secuencias estéticamente increíbles: Pe encendiendo el cigarrillo cuando cree a su marido muerto, o el ciego mirando por la mirilla a ver quien llama. Eso sí, mu de Almodovar; clarro que si no te gusta su tipo de cine, pues lo entiendo.

Saludos!

Kasker dijo...

Babel, no puedo por mucho q lo intente encontrar más q unas pocas cosas interesantes en "Los abrazos rotos". Es muy irregular en muchos aspectos como he enumerado (largamente)en tu blog como para volver a dar el coñazo aquí.

Saludos.