domingo, 15 de marzo de 2009

Lejos de la tierra quemada

Se desconoce cual ha sido el motivo causante de las diferencias irreconciliables entre Guillermo Arriaga (guionista) y Alejandro González Iñárritu (director); el rodaje de lo nuevo de Iñárritu en Barcelona, “Biutiful”, que para su escritura ha acontado con la ayuda Armando Bo y el estreno ahora del debút en la dirección de Arriaga, “Lejos de la tierra quemada”, confirman la firme decisión tomada por ambos y acrecientan esas diferencias.
Arriaga fue una parte vital del éxito de las películas de Iñárritu, esas historias trágicas, corales y fronterizas ya estaban desde un principio en sus novelas, y lo que hizo con Iñárritu fue alargarlas progresivamente en el espacio y en el tiempo. Aunque muchos alertaban que la fórmula del dúo acusaba signos de agotamiento, es muy probable que en solitario no vuelvan a alcanzar las excelencias estilísticas y narrativas de sus tres films en común: “Amores perros” (2000), “21 gramos” (2003) y “Babel” (2006).

El éxito de “Amores perros” (nominada al Oscar a la mejor película extranjera) les abrió las puertas del mercado internacional, cumpliendo sobradamente con las expectativas fijadas con sus dos siguientes trabajos: “21 gramos” (2 nominaciones a los Oscar) y “Babel” (7 nominaciones al Oscar de los cuales recibió uno la banda sonora de Gustavo Santaolalla). En 2005 Arriaga logró por su cuenta un nuevo espaldarazo con “Los tres entierros de Melquiades Estrada”, que el actor Tommy Lee Jones interpretó y dirigió, logrando en el Festival de Cannes los premios correspondientes al mejor actor y al mejor guión.
“Lejos de la tierra quemada” no presenta muchas novedades con respecto a los anteriores guiones de Arriaga: varias historias aparentemente inconexas – personajes y ciudades distintas en cada una de ellas - que a medida que avanzan descubren los puntos que tienen en común entre sí. Esas historias suelen desarrollarse entre la frontera de Estados Unidos con México y los personajes siempre arrastran una carga tan pesada como es la culpa y andan buscando la redención. Normalmente siempre la encuentran.

En “Lejos de la tierra quemada” se desarrollan paralelamente 4 historias claramente diferenciadas, la primera de ellas se desarolla en Portland y las tres siguientes en Nuevo México:
- Sylvia (Charlize Theron) es la gerente de un lujoso restaurante que tiene continuos encuentros sexuales que no la satisfacen, el último con un compañero de trabajo (Josh Corbett) le complica más de la cuenta la vida.
- Gina (Kim Basinger) es una ama de casa insatisfecha de la monótona vida que comparte junto a Robert (Brett Cullen) y sus tres hijos, que inicia una relación sexual con Nick (Joaquín de Almeida), casado al igual que ella.
- Mariana (Jennifer Lawrence) y Santiago (J.D. Pardo) son dos jóvenes de orígenes distintos que se alían para tratar de entender la muerte de sus padres en el incendio provocado de su caravana.
- Maria (Tessa la), una niña que a punto ha estado de perder a su padre (Danny Pino) en un accidente aereo busca a la madre que le abandonó siendo un bebé con la ayuda del mejor amigo de éste, Carlos (José María Yazpik).
En sustitución de Rodrigo Prieto se ha optado por dos directores de fotografía, Robert Elswit que retrata la aridez y la luminosidad de Nuevo México y John Toll encargado de iluminar la nublada y lluviosa Portland; con la salida de Prieto se pierde el toque más nervioso y casual estilo documental y se gana en preciosismo - el plano con el que se abre el film y que muestra una caravana ardiendo desde varios puntos; Charlize Theron desnuda mirando pensativa por la ventana tras acostarse con uno de sus amantes ocasionales -, sin renunciar a otros momentos sobrecogedores marca de la casa – el accidente del padre de Maria con la avioneta fumigadora; Kim Basinger descubriendo a Joaquín de Almeida el motivo por el que nunca le deja ver sus pechos -.

A cargo de la partitura tampoco se encuentra el argentino Gustavo Santaolalla (doblemente oscarizado quien se hecho cargo de los últimos trabajos de Walter Salles y González Iñárritu) y eso sí que se nota. Gustavo con su guitarra acústica siempre le imprimía un sonido maravilloso y reconocible, que se ajustaba como un guante a las historias fronterizas de Aguirre/Iñárritu. Para suplir ese vacio se ha contado también con dos compositores, Omar Rodríguez López y el veterano Hans Zimmer (“Gladiator”, “Black Hawk derribado”).
El reparto multicultural es muy completo: una gran estrella que además ejerce de productora, Charlize Theron; un sex symbol de los 80, Kim Basinger; una promesa muy refrescante para el un futuro inmediato, Jennifer Lawrence; el actor portugués más internacional, Joaquin de Almeida; un prometedor actor mexicano, José María Yazpik (visto en “Solo quiero caminar”); actores televisivos de hoy, Robin Tunney (“Prison break”) y Danny Pino (“The shield”); actores televisivos de ayer, Brett Cullen (popular en los 80 por su participación en “Falcon Crest”) y por último la casi olvidada Rachel Ticotin que protagonizara junto a Paul Newman “Distrito apache: El Bronx” y junto a Arnold Schwarzenegger “Desafío total”.
“Lejos de la tierra quemada” es un intento muy digno por parte de Arriaga, no tan ambicioso, poético y pretencioso como “Babel”, no tan negativo y deprimente como “21 gramos”, ni tan indiscutiblemente genial como “Amores perros”. Con sus historias sabemos a lo que vamos y sabemos también que a pesar de contar con muy pocas novedades siempre terminan por emocionarnos y convencernos, también sabemos que por muy mal que pinte la cosa nunca acaba por llegar la sangre al rio. Sería injusto que no se le prestara como mínimo la misma atención que a otras historias suyas. Ahora sabemos que Guillermo puede dirigir sus propias novelas, ¿presentará la misma solvencia en la escritura Iñárritu en su próxima “Biutiful”?.