domingo, 15 de febrero de 2009

Slumdog millionaire

Filmada totalmente en La India (Mumbay y Agra), con actores desconocidos, un ajustado presupuesto de 15 millones de dólares y la ayuda en la dirección de Loveleen Tandan, encargada también del casting; “Slumdog millionaire”, era a priori otro de esos films que como “Millones” (2004) dan más prestigio a la carrera de Danny Boyle que dinero o premios. Se trataba de un film pequeño con el que nadie contaba y que por alguna extraña razón ha salido de los círculos minoritarios cautivando al público.
Danny Boyle debutó notablemente con “Tumba abierta” (1995), aunque no sería hasta su segunda película, “Trainspotting” (1996), cuando lograría el reconocimiento internacional; sus siguientes trabajos “Una historia diferente” (1997) y “La playa” (2000) provocarían una decepción generalizada, que afortunadamente supo remontar con películas mucho más inspiradas como “28 días después” (2002), “Sunshine” (2007) y sobre todo la ya citada “Millones”. Boyle se ha convertido en uno de los directores británicos más interesantes de la nueva escuela, el mejor combinando música e imágenes. Alguna de sus películas son muy videoclipteras y “Slumdog millionaire” sigue esa misma pauta.

El argumento de “Slumdog millionaire” toma como excusa la versión india del popular concurso “¿Quién quiere ser millonario?” (título con el que se le ha rebautizado en nuestro país, el original podría traducirse como “Perro de chabola millonario”), para presentarnos a Jamal (Dev Patel), un joven huerfano que acertando una a una las respuestas se coloca a un paso de ganar 20 millones de rupias, superando así el resultado de magistrados, políticos y demás gente ilustrada. Arrestado por la policía, que cree que conocía las respuestas de antemano, Jamal al explicar como llegó a cada una de las respuestas, relatará fragmentos de la dramática infancia que vivió junto a su hermano Salim (Madhur Mittal) y descubrirá el verdadero motivo para concursar en el programa: recuperar a su amor de la infancia, Latika (Freida Pinto).

El guión escrito por Simon Beaufoy (nominado al Oscar por “Full Monty”) está basado en el libro “Q & A”, de Vikas Swarup, y supone una ráfaga de aire fresco para los tiempos que corren y sería toda una sorpresa (grata) que los aburguesados miembros de la Academia prefieran premiar este film antes que a otros de corte mucho más clásico (como “La duda” o “El lector”). Sería una muestra de apertura mental. El film de Boyle además apuesta valientemente por contar de la forma más ágil y optimista una historia dramática, con algún momento sobrecogedor.
Bollywood es la mayor factoría de cine del mundo, produce anualmente más de 1.100 películas (en su mayoría musicales) frente a los 450 que se producen en Hollywood. Las numerosas salas fijas o itinerantes y los precios populares hacen que diariamente los cines tengan unos 14 millones de espectadores. Precisamente de Bollywood ha tomado Boyle prestado a dos actores muy importantes allí, Anil Kapoor como el presentador de la versión hindú del 50x15 y Saurabh Shukla como el sargento de policía que larga y cruelmente interroga a Jamal.
De la fabulosa banda sonora se ha encargado el indio A.R. Rahman, que aunque cuenta con poco más de 40 años ya ha compuesto más de 100 scores desde que debutara en 1992; Rahman ya tuvo una experiencia anterior fuera de su país de origen con “Elizabeth, la edad dorada” (2007).

Dev Patel, londinense de ascendencia india, fue la elección perfecta para personificar la bondad de Jamal; visto únicamente en la serie “Skins”, supone una autentica revelación, como también lo es la debutante Freida Pinto, de una belleza tal que casi parece improbable.
“Slumdog millionaire” no podría dejar fuera uno de esos bailes tradicionales que tanto gustan al público indio, solo quien se quede a ver los títulos de crédito finales podrá disfrutar de él.

Se trata pues de una propuesta novedosa y arriesgada, un film que se disfruta por su originalidad, por la agilidad y ligereza con que cuenta la historia, no es una obra maestra ni aspira a serlo, tan solo un film que rebosa frescura y colorido, buena música y mucho gusto a la hora de contar una historia y el modo elegido para hacerlo. Danny Boyle se consolida poco a poco como un cineasta tan sorprendente e inclasificable como Michael Winterbottom.

4 comentarios:

John Mirko dijo...

Bajo mi opinión personal, “Slumdog” es una película agradable, entretenida, pero más asemeja a un blockbuster "apto para todos", antes que una película que se precie de ser catalogada como la "mejor película" elegida por el AMPAS.
Más allá del número de nominaciones o de sus múltiples reconocimientos por parte de la crítica, esperaba una historia cálida, conmovedora, frenética, apabullante de principio a fin pero... ¿por qué tanto alboroto? Verdaderamente es la "indie" del año?, efectivamente merece ser recordada como la mejor película?
Sin desmerecer el trabajo, la propuesta es convencional, no le veo innovación ni mérito alguno para tanto autobombo.
Las reminiscencias de "Ciudad de Dios" inundan la pantalla, pero lo triste es que finalmente caes en cuentas que se trata de una propuesta vacía.
En exceso plana, lineal, predecible, nos resta suspenso y subestima el entendimiento del espectador cayendo en el error de hacerla fácil de leer, pero que luego de esa suma de casualidades te deja sin nada palpable.
Creo que Disney tiene mayor experiencia sin recurrir a efectismos ni pretender manipular emociones. Una lástima para lo que pudo ser una experiencia visual grata y con verdadero significado a pesar de todo.
No es mala, en lo absoluto, pero el final feliz y la culpa del destino que rige las vidas de los personajes es algo ilusorio y ridículo para los tiempos que vivimos.
Un final mucho más decente y poético hubiera sido el sacrificio del protagonista por reencontrar a la muchacha, aún a costa de perder el concurso. Porque la idea que supuse buscaba plasmar es principalmente la perseverancia en alcanzar su sueño de reencontrarse con ella y experimentar realmente el amor que cree sentir. Entonces, para qué el dinero!
Pudieron haber logrado un mayor efecto, el muchacho ya obtuvo lo que quiso y renuncia a cualquier efecto material sólo por vivir su momento, por culminar el sueño de tener a Latika a su lado. Me parece un cuento extraordinario o una broma de mal gusto.
Innovadora?, por dónde!, todo es manipulación, luce artificial y me parece que subestima al espectador con una historia con final de cuentos de hadas (y bailecito popular para ir de acuerdo a la costumbre india).
Un sujeto no sale de la marginalidad con un concurso de televisión. Ese no es el "destino". Pudieron plantear una concepción mucho más realista y poética al mismo tiempo, no caer en el facilismo que ahora, además de millonario tiene a la tipa que siempre quiso.
Lo más probable es que en unos pocos meses sea vista como la más sobrevalorada y no sepa explicarse qué originó el espejismo. Mira el ejemplo de "Juno".
Whatever, para gustos los colores, pero eso de "película del año" les queda muy grande.
Saludos nuevamente,

babel dijo...

Mucho de Bollywood sí tiene. Sobre todo su tercio final.

Me encantó y la disfruté, así que esta vez suscribo casi todo lo que comentas, kasker... pero que no sirva de precedente, ein! je, je

Saludos!

Kasker dijo...

John, quizás el problema es ir al cine con la idea de ver el "film del año", me parece muy original sin duda alguna pero... no creo q sea la película del año, o al menos q se merezca serlo. Sería una lección de modernidad (¿premeditada?)por parte de los académicos.

Bueno Babel, alguna vez tendríamos q coincidir, aunque creo q esta no ha sido la primera película q hemos disfrutado o q hemos aborrecido.

Saludos.

DDAA dijo...

Con películas como "Slumdog millionaire" hay dos opciones: o disfrutarlas sin reservas, o ponerse a buscarles fallos. Yo me lo pasé estupendamente, desde el principio hasta los títulos de crédito, y hacía mucho tiempo que una película no me dejaba tan buen cuerpo.